Blas de Castro, Juan

De Cancioneros Musicales Españoles
Saltar a: navegación, buscar



FICHA DEL AUTOR

Nacimiento

Alrededor de 1561 en Barachina (Teruel)

Fallecimiento

6 de agosto de 1631 en Madrid

Nombre de referencia

Blas de Castro, Juan

Otros nombres

En la obra de Lope de Vega, Bras, Brasildo, Blas, Juan Blas.

Maestros

Observación general

Nacionalidad de origen

Justificación

Catálogo de sus obras

Numero de composiciones (del autor)

Referencias

Observación 1



RELACIÓN DE OBRAS


Nombre
Desaparecidas

Setecientos sesenta y un tonos en papeles sueltos, un librillo de tonos y un libro grande de tonos, que fueron custodiados en el Alcázar Real de Madrid, lo que si bien muestra el aprecio real, se tornó en una mala decisión, pues toda esta obra se perdió entre las llamas del incendio del Alcázar.

Colectiva

Su obra conocida se encuentra en el Cancionero de la Sablonara y en el libro de Tonos Humanos de la Biblioteca March. La numeración incluida es la del primero de los libros.

Individual
30 A coronarse de flores salieron el Alva y Menga
6 Alamos del soto adios
26 Ánsares y Menga al arroyo van
58 Caracoles me pide la niña
20 Desata el prado Otubre
31 Desde las torres del alma
21 Desiertos campos, árboles sombríos
16 Entre dos álamos verdes
11 Estabase el aldeana a la puerta de su Aldea
61 Ojos negros que os miráis
57 Porque alegre venga el sol
29 ¡Que hermosa fueras, Belilla!
3 Sale la blanca aurora
15 Si a la fiesta de San Juan
50 Si tus ojos divinos los verdes campos miran
37 Tan triste vivo en mi aldea
18 Tus imbidias me hablan
28 Tienes niña en tus ojos
24 Ya no les pienso pedir mas lagrimas


BIOGRAFIA

Que más merece ser del cielo empleo
la lira de Juan Blas que la de Orfeo.


De estos versos, el protagonista Juan Blas de Castro, el autor Lope de Vega, el poema El elogio en la muerte de Juan Blas de Castro posteriormente incorporado a La Vega del Parnaso. No se trata de unos aislados versos que se escriben por la emoción de un momento provocada por la muerte de un prestigioso músico, Lope de Vega mantuvo con Juan Blas una amistad y una estrecha colaboración artística durante, al menos, treinta y nueve años.


Prueba de esto es las veces que Lope le nombra (Juan Blas, Bras o Brasildo) en sus obras «La bella malmaridada», «La Arcadia», «Los amantes sin amor», «El caballero de Illescas», «El peregrino en su patria», «La Jerusalén conquistada», «El acero de Madrid», «Pastores de Belén», «La Filomena», «La Circe», «La Dorotea» y «La Vega del Parnaso» donde se incluye el Elogio en la muerte de Juan Blas de Castro. No sólo su amistad provoca el recuerdo de Lope, otros autores también nos dan idea de la calidad del músico, Cristóbal Suárez de Figueroa, Antonio Hurtado de Mendoza y Tirso de Molina.


La Elegía de Lope ya nos ofrece una visión biográfica de Juan Blas, pero la labor de musicólogos e historiadores nos han concretado más datos de nuestro autor.


Nace en Barrachina, alrededor de 1561.


En 1592 ya estaba en Alba de Tormes al servicio de Antonio Álvarez de Toledo, duque de Alba, como músico de cámara, tañendo la tiorba y la guitarra. Allí conoce a Lope, a la sazón gentilhombre de cámara del mismo señor.


En 1596 ambos estaban en Madrid al servicio del príncipe, que luego reinaría como Felipe III.


En 1597 Juan Blas es nombrado músico de cámara del rey Felipe II.


En 1598, muerto Felipe II, pasa al servicio de Felipe III y en 1599 ya es miembro de la casa Real con dos cargos, músico de cámara, con un sueldo de treinta mil maravedíes, y ujier de cámara, con una asignación de cuarenta y tres mil ochocientos maravedíes.


Se desplazó con la Corte a Valladolid, donde en una crónica de 1605 se lee: cantaron a tres y a cuatro voces admirables tonos, al fin, como de Juan Blas.


Aunque su posición económica era desahogada, dado el aprecio del monarca, se le concede en 1618 un premio de dos mil ducados (toda una vida de su salario de músico de cámara), y en 1619 se le asigna, de forma añadida, el cargo de músico de cámara de Portugal con una asignación de setenta y cinco mil maravedíes.


Con la muerte de Felipe III en 1621 y la coronación de Felipe IV, sigue siendo un músico prominente en la corte española.


En 1631 fallece en Madrid. A su muerte, Felipe IV acapara la práctica totalidad de su obra, setecientos sesenta y un tonos en papeles sueltos, un librillo de tonos y un libro grande de tonos, que fueron custodiados en el Alcázar Real de Madrid, lo que si bien muestra el aprecio real, se tornó en una mala decisión, pues toda esta obra se perdió entre las llamas del incendio del Alcázar. De esta manera, sólo nos queda como escasa muestra de un trabajo que llevó a que el nombre de Juan Blas de Castro fuese sinónimo de música de altísima calidad, 2 tonos en el manuscrito Tonos Castellanos (Biblioteca de don Bartolomé March) y las 18 obras recogidas en el Cancionero de la Sablonara, junto con piezas de sus compañeros Mateo Romero (Maestro Capitán), Gabriel Díaz Bessón, Manuel Machado y Álvaro de los Ríos y de otros autores como Joan Pau Pujol. Dos de las obras de Juan Blas de Castro contenidas en la Sablonara, «Entre dos álamos verdes» y «Ánsares y Menga» son composiciones con textos de Lope y Góngora, respectivamente.


Canción, cuando saber alguno intente
quién te enseño a cantar con tal concierto,
dile que el arte de cantar llorando
aprendí por la mano brevemente,
besándola a Juan Blas después de muerto.


Elogio a la muerte de Don Juan Blas de Castro. (Lope de Vega)



HECHOS HISTÓRICOS

Si desea ver una relación de hechos históricos de la época, pinche en el siglo correspondiente.



MARCO MUSICAL





MARCO LITERARIO




MISCELÁNEA



BIBLIOGRAFÍA


  • Libro 1
  • Libro 2
  • Libro ....
  • Libro n


ENLACES


  • Enlace 1
  • Enlace 2
  • Enlace ....
  • Enlace n